¿Cómo se relaciona el uso de una herramienta de gestión con la madurez del proveedor?

El uso de una herramienta de gestión acaba exponiendo el nivel de madurez de la propia gestión del proveedor. Pero es importante entender que no existe una relación entre el tamaño o la tasa de crecimiento y la madurez.

Hay casos en los que la operación ya está madura, independientemente del tamaño de la operación o de la herramienta elegida. Algunos proveedores logran alcanzar tamaños razonables con herramientas muy manuales, gracias a la disciplina y madurez en la gestión. En un caso como este, la herramienta sirve para potenciar estas características.

También hay casos en los que hay conciencia de la necesidad de avanzar en la madurez, donde la herramienta encaja como una buena guía o estímulo para ello. Y, por supuesto, hay situaciones en las que no hay madurez ni intención real de desarrollar este rasgo. En este escenario, la herramienta no hará ningún milagro y ciertamente es un costo innecesario.

Aun así, en todos los casos es interesante notar cómo, al contar con un buen mapeo de la red y la posibilidad de integración con otros sistemas, surgen varias interrogantes sobre cuál se consideró el proceso ideal. Al final, esta es quizás la mayor ganancia para un proveedor: poder mejorar sus procesos al tener una comprensión más clara de lo que está sucediendo.

Y aquellos que pueden medir bien sus resultados ciertamente ya están buscando una mayor eficiencia: hacer más con menos.

El control de la red es esencial. Por lo tanto, buscar una solución que mantenga un alto nivel de detalle con un medio de almacenamiento seguro, georreferenciado y enlazado es el mejor camino para el proveedor que busca madurar y optimizar sus procesos.